Canal 7

XHSLV

USD: C:$ 18.30 V:$ 19.15 EUR: C:$ 21.18 V:$ 21.22
Clima: 33° - 13°
Instagram
Youtube
logo
tweet

Manuel Mijares tiene a sus hijos como máximos fans
FacebookTwitterWhatsAppGoogle+TumblrPinterest

Nota publicada el 20 de marzo del 2019

México.- En la “playlist” de José Manuel se halla música de Kings of Leon, Bon Iver, The National y Arctic Monkeys, pero también de Manuel Mijares, pues tanto él como la “Beba”, su hija Lucero, son sus máximos fans.

“Curiosamente oyen mis canciones y, por lo regular, yo no me oigo mucho. Pero es curioso que ellos me tengan en su ‘playlist’, la verdad, no los fuerzo”, comentó Mijares.

Incluso, dijo que la “Beba” le recomienda qué canciones debe incluir en su repertorio musical de los conciertos que ofrece con Emmanuel. “Vive en mí” y “Acércate”, por ejemplo, le gustan mucho a la joven de 14 años.

“Si de repente algunos cuates de José Manuel estaban oyendo otras cosas, él estaba en esta onda (retro) y hasta yo copio sus ‘playlist’. Un día, él y la ‘Beba’ me pusieron a Drake, quien es un cuate urbano, aunque a mí me suena más a R&B.

“Cuando hace poco encontré a Paul Anka en Los Ángeles y lo saludé, porque alguna vez canté en un disco de él, me dijo que estaba haciendo un álbum con Drake. Luego, José me enseñó a un rapero muy fino y yo acabo copiándoles a ellos. Incluso, también tienen las canciones de Lucerito, es más, hasta yo las tengo”, platicó entre risas.

Manuel Mijares no sólo ha logrado conquistar musicalmente a sus hijos, también a los contemporáneos de ellos, pues durante la gira con Emmanuel, por lo menos el 25 por ciento del público está compuesto por adolescentes de entre 13 y 15 años.

“Es muy interesante lo que nos está pasando en un Auditorio Nacional con 10 mil personas, porque llegan con sus papás y con sus abuelos, lo cual nos da mucho gusto y no fue algo que hayamos buscando, no dirigimos la publicidad hacia ellos.

“No sé si es por transmisión generacional o porque desde chicos oían nuestras canciones en sus casas, pero ves a un chavito de 13 años cantando ‘La chica de humo’ o bailando ‘Soldado del amor’, y es padre. Ya hicimos 54 fechas en el Auditorio y la gente sigue respondiendo”.

Cuando Mijares era niño le gustaba oír tanto a The Beatles como a Lucho Gatica, porque sus padres lo hacían. Hoy para él es un gran compromiso seguir presentando temas de calidad, porque ya no sólo se los ofrece a los de su edad, también a los más jóvenes.

Son más de tres décadas de trayectoria musical la que Mijares suma en los escenarios, pero durante los primeros siete meses estuvo a punto de tirar la toalla porque no lograba alcanzar el éxito.

“A la compañía le costó mucho trabajo meter mi primer disco, fue el 30 o 31 de enero de 1986. A Jazmine Athié y a mí nos lanzaron juntos, pero yo no arrancaba y ellos mismos (los ejecutivos) se desesperaban. Lo que vino a destapar fue la OTI, en octubre, y luego entró ‘Bella’ como sencillo, porque el primero había sido ‘Poco a poco’”.

Fue entonces como logró funcionar y aseguró que a la fecha no se cansa, al contrario, siempre está ocupado en grabar discos, hacer “shows”, en cómo vestirse y qué más “inventar” para complacer al público.

“El reto de esta carrera es permanecer. Tú puedes llegar por un golpe de suerte, porque te pegó un sencillo y órale, pero si realmente te apasiona la carrera, te quedas ahí. Hay discos que funcionan, otros que no, pero así es, siempre hay un sube y baja, el chiste es estar en la pelea”.

Un cantante, dijo, se tiene que arriesgar “porque no tienes la varita mágica de qué es lo que le va a gustar a la gente. La disquera trata de adivinar junto contigo qué puede llegar a funcionar”.

Recordó cuando en el pasado las finanzas de las disqueras estaban tan bien que tapizaban de publicidad cuanto lugar se pudiera, pero a medida que avanzó la “piratería” su economía se fue mermando.

“Hemos pasado por tanta metamorfosis que cada día hay que ir inventando cómo ofreces un disco. Antes tenías más cautiva a la gente, había siete canales de televisión y ahorita son 900.

“Antes, en ‘Siempre en Domingo’ se sentaba la familia para ver a los cantantes. Sacabas un disco y don Raúl Velasco te daba cuatro domingos para promoverlo y te veían desde Nueva York hasta Chile y Argentina”, comentó.

La peor época en su carrera fue cuando lanzó el cuarto disco. “Los primeros tres fueron un bombazo y el cuarto medio trastabilló. No es que sea una tragedia, pero dices: ‘Caray, ¿será que ya no gusto o será que el álbum está malo?’”.

Sin embargo, Mijares no lo vio como un fracaso. Según él, se trató del álbum “Vive en mí”, al cual define como muy bueno, pero como estaba en la transición de otra disquera, los ejecutivos ya no quisieron invertir en la promoción.

Por altas ventas de su más reciente álbum “Rompecabezas”, el cantante recibió Disco de Oro. Tras el éxito que conquistó con el sencillo homónimo, actualmente promociona “A dónde vamos a parar”, a dueto con Marco Antonio Solís.

Informó que la gira con Emmanuel continuará mientras el público lo siga pidiendo. Han remodelado el “show”, cambiaron la escenografía, así como el vestuario e incluyeron nuevas canciones.

“En el 83 Emmanuel fue mi jefe y desde ahí surgió una gran amistad. No sé por qué me agarró de su cuate porque él es muy inquieto. Si el ‘show’ acaba a las tres o cuatro de la mañana, a las siete del día ya está tocando a tu cuarto para que lo acompañes a esquiar”.

La prudencia los ha mantenido juntos, dijo. Sobre todo a la hora de elegir lo que le presentarán a sus seguidores.

“Somos dos cuates que nos conocemos desde hace mucho y salimos a pasarla bien, la gente nos cree. Sé que él se va a equivocar y que estaré con él y viceversa. Cada quien tiene su estilo, él tiene su forma de bailar y yo la mía, estamos conectados en el sentido de las ideas. Si cayéramos en el juego de enojarnos porque al otro le aplauden más, estaríamos mal”.

Como los buenos amigos que son, se dan consejos o se regañan, aunque Mijares dice no entender cómo es que Emmanuel sobrevive comiendo alfalfa.

“Llegamos a un restaurante y él pide un tomate, mientras que yo pido pescado o lo que sea, si como carne me da igual. Es un tipo muy profesional, estructurado, disciplinado, responsable y disfruta lo que hace. En el escenario lo ves sudar y tratando de dar todo aunque esté cansado”, concluyó.

Buscar en CANAL 7

Suscríbete a nuestro boletín