Canal 7

XHSLV

USD: C:$ 18.50 V:$ 19.30 EUR: C:$ 22.28 V:$ 22.32
Clima: 28° - 14°
Instagram
Youtube
logo
tweet

Crítico literario Filippo La Porta llegará a El Colegio Nacional
FacebookTwitterWhatsAppGoogle+TumblrPinterest

Nota publicada el 17 de abril del 2018

México.- Dar el lugar que se merece el género de la crítica literaria, y que tradicionalmente se le ha negado, a través de diferentes voces dentro y fuera del país, es el propósito que se ha fijado Christopher Domínguez Michael.

Desde su ingreso a El Colegio Nacional, en noviembre pasado, el crítico literario y escritor planteó que su investidura serviría para lograr lo anterior y con ese fin se ha propuesto que sus charlas de cada mes en la centenaria institución estén dedicadas a abrir espacios a este género.

Así, se ha dado a la tarea de hacer invitaciones a colegas de México y otros países, y uno de sus primeros logros se concretará el 20 de abril próximo cuando a El Colegio Nacional llegará el crítico italiano Filippo La Porta (Roma, 1952), uno de los más reconocidos estudiosos en el mundo.

El autor romano ha dedicado su obra, como todos los críticos literarios importantes, desde Saint-Beuve y Francisco de Sanctis hasta Roland Barthes y Marcel Reich-Ranicki, en cuerpo y alma a su literatura nacional, no obstante que los síntomas que le preocupan son los universales.

Por ello, en la conferencia del 20 de abril en la institución que tiene su sede en el Centro Histórico de esta ciudad, titulada “La crítica literaria como crítica de la vida”, La Porta contará con la presentación y comentarios a la par del público de Christopher Domínguez Michael.

Entrevistado a propósito de la cita, el experto mexicano explicó que la idea es volver eficaz para quienes presencien estas pláticas que la literatura es universal, y con ello la crítica literaria. Por ello es que, si las condiciones económicas lo permiten, el planteamiento es traer uno o dos de esos expertos al año, añadió.

Acotó que un objetivo correlacionado es que se conozca en México, nación que cuenta con una tradición literaria muy importante, lo que ocurre en otras naciones también de gran valor.

La Porta es poseedor de una obra muy vasta, sobre todo en lo que es narrativa y poesía, y con quien dijo tener muchos puntos de contacto intelectual. La charla, busca abrir la puerta a quienes, en su opinión, son voces que deben ser oídas en México.

La crítica literaria en el mundo, y por ello en México, cuenta históricamente con pocos representantes y los comentarios negativos hacia ella ha sido permanente desde su nacimiento, en el siglo XIX, y por supuesto quienes la practican se quejan también de que no se les valora lo suficiente.

En México existe, al respecto, un déficit histórico, al ser hijos de un imperio en decadencia, como lo fue la corona española, nación que por su propia historia tuvo una participación marginal en la Ilustración, no la vivió como sí lo hicieron Francia y Escocia, citó por ejemplo.

México se independizó en 1821, cuando la cultura española estaba en uno de sus peores momentos en la historia, y por ello las letras nacionales tuvieron que “remar contra la corriente”. La crítica literaria en el país, así, nace en condiciones de pobreza como también era la situación de la literatura nacional.

Pero las letras mexicanas se pusieron al día al final del siglo XIX con el Modernismo y lo mismo sucedió en la década de los años 1960 con el boom de la literatura hispanoamericana, pero la crítica literaria tropezó con otras circunstancias históricas que varias generaciones de críticos han tratado de corregir, expuso.

La crítica literaria en el mundo se debe entender como un género por sí mismo, quienes la hacen son también escritores, tienen las mismas tensiones y obligaciones que los novelistas y los poetas, con la diferencia de que “nosotros necesitamos de ellos y ellos no necesitan de nosotros necesariamente”.

Esta condición secundaria de la crítica no es necesariamente mala, “salvarse del fuego sagrado de la creación literaria tiene sus ventajas”, atajó, pero lo que es cierto es que, como lo dijo en su lección de ingreso a El Colegio Nacional en noviembre pasado, “los críticos literarios somos escritores, buenos o malos”, pero lo son.

Al mismo tiempo la crítica literaria tiene una función didáctica, pedagógica, en la que se trabaja como un maestro que trata de guiar a los lectores hacia donde consideran deben perfilarse, es decir hacia conservar la tradición o hacia las letras que renuevan la literatura y consideran pertinente.

“Entonces, sí, la crítica literaria es un género literario pero que tiene obligaciones didácticas, propedéuticas, deontológicas, éticas, que ejercemos cada vez que nos dirigimos al público hablando un libro, un escritor, una tradición literaria”, explicó.

Los críticos literarios no son bien recibidos en el mundo de las letras, en todos los países, desde su origen como género, indicó al recordar al filósofo alemán Federico Nietzsche, quien los comparó con los eunucos: saben cómo hacer el amor porque lo han visto, pero ellos mismos no pueden hacerlo.

En el caso hispanoamericano se redobla por la ausencia de Ilustración que se mencionó de nuestra nación madre de origen, España. En otros países europeos también se tiene la misma opinión sobre la crítica, pero el cuerpo de esta es más fuerte dentro y fuera de la cátedra por haber vivido dicho estadio histórico.

De ahí su interés en llevar a El Colegio Nacional a expertos literarios del país o extranjeros, para darle a este género su lugar dentro del universo de las letras mexicanas, fortalecer su práctica y su presencia. Reafirmar la universalidad de la literatura y de la crítica.

Sobre el tema, Domínguez Michael mencionó que hay quienes se dedican en absoluto a la crítica literaria, no la consideran un paso hacia otros géneros, como la novela o la poesía, pero hay escritores que también cumplen esta función, entendiendo no sólo como el comentario fundamentado de una obra, sino como la visita guiada a una literatura.

En ese sentido, aseveró que Octavio Paz (1914-1998) es excepcional porque no sólo fue un gran poeta sino también enorme crítico, no sólo literario sino también de las artes plásticas, y fue sumamente generoso porque a diferencia de otros expertos no sólo explicó a sus contemporáneos sino que dedicó gran parte de su obra a los escritores más jóvenes.

Buscar en CANAL 7

Suscríbete a nuestro boletín