Canal 7

XHSLV

USD: C:$ 18.50 V:$ 19.30 EUR: C:$ 22.28 V:$ 22.32
Clima: 28° - 14°
Instagram
Youtube
logo
tweet

Anorexia y bulimia son trastornos más propensos en la adolescencia.
FacebookTwitterWhatsAppGoogle+TumblrPinterest

Nota publicada el 18 de mayo del 2018

SLP.- Insatisfacción en la imagen personal, baja autoestima, inseguridad y desconfianza son algunas características que pueden desencadenar trastornos alimenticios en adolescentes, principalmente mujeres, como bulimia y anorexia.

El área de psicología, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en San Luis Potosí, hace un llamado a los padres de familia para que detecten a tiempo cualquier cambio de conducta alimenticia o física en adolescentes.

Informaron que de 10 pacientes con este tipo de trastornos, que acuden al consultorio de psicología en el Hospital General de Zona No. 1 del IMSS, siete son mujeres, y el detonante principal es la falta de auto aceptación.

Comentaron que en el caso de la anorexia, se caracteriza por una conducta que se define por el acto de dejar de comer, en el cual el paciente suele percibirse con sobrepeso y obesidad, situación que lo impulsa a dejar de comer de manera abrupta a pesar de tener un bajo peso.

En lo que corresponde a la bulimia señalaron que es común en personas que no están conformes con su imagen en cuestión de peso, y deciden manejar la opción de una dieta aparente ante la familia o gente allegada, pero con la característica de provocarse vómito o purgarse casi al instante después de comer; por lo general se les observa comer de manera desmedida pero no suben de peso.

Indicaron que la manera más común de detectar este tipo de trastornos es la baja de peso considerable en la persona en un corto tiempo, sobre todo si se trata de alguien que no tiene algún padecimiento crónico, que en tal caso sería un motivo justificable de la pérdida abrupta de peso.

Puntualizaron que el IMSS cuenta con un equipo multidisciplinario integrado por médicos familiares, internistas, dietistas, psicólogos y psiquiatras, con tratamiento de acuerdo a las necesidades de cada paciente según el diagnóstico.

Finalmente recomendó estar al pendiente en el comportamiento de los adolescentes y ante cualquier cambio de conducta en su alimentación y aspecto físico, buscar ayuda profesional y acudir a las unidades de Medicina Familiar correspondiente.

Por: Rita Contreras

Buscar en CANAL 7

Suscríbete a nuestro boletín